¿Legione qué?

La enfermedad del legionario o legionelosis es una enfermedad relativamente nueva cuyo conocimiento se produjo en el año 1976, tras un brote epidémico de neumonía entre los participantes de una convención de la Legión Americana en un hotel de Filadelfia que afectó a un total de 182 individuos, causando 34 fallecidos. Actualmente, es la tercera causa de neumonía bacteriana y tiene dos formas distintas: –       La enfermedad del legionario que es el nombre que tiene la forma más severa de la infección, que cursa con neumonía y fiebre muy alta. –       Fiebre de Pontiac que es una enfermedad más leve, y cursa benévolamente. Alrededor de un 5% a un 30% de las personas que sufren legionelosis fallecen, especialmente cuando se retrasan los tratamientos antibióticos. Es una enfermedad de declaración obligatoria desde el año 1997 en España, y los esfuerzos para su control se basan en la adopción de medidas higiénico-sanitarias recogidas en guías, protocolos y legislación.

Agua vaporizada

El hecho de que la legionelosis se asocie habitualmente a brotes comunitarios, frecuentemente relacionados con torres de refrigeración, agua caliente sanitaria, jacuzzis, fuentes ornamentales, nebulizaciones, etc., ha proporcionado a esta enfermedad una elevada repercusión mediática. A pesar de ser percibida como una enfermedad infecciosa potencialmente erradicable, se puede controlar con medidas higiénico-sanitarias en las instalaciones implicadas. La Legionella es una bacteria ambiental ya que su nicho natural son las aguas superficiales como lagos, ríos o estanques, formando parte de su flora bacteriana. Desde estos reservorios naturales la bacteria puede colonizar los sistemas de abastecimiento de las ciudades, y a través de la red de distribución de agua, incorporarse a los sistemas de agua sanitaria (fría o caliente) u otros sistemas que requieren agua para su funcionamiento, como torres de refrigeración, condensadores evaporativos, fuentes ornamentales, etc. La Legionella es una bacteria capaz de sobrevivir en un amplio intervalo de condiciones físico-químicas, multiplicándose entre 20 ºC y 45 ºC, destruyéndose a 70 ºC, y siendo su temperatura óptima de crecimiento de 35 ºC a 37 ºC. Es un microorganismo aeróbico estricto, necesita oxígeno para su supervivencia, y es capaz de crecer intracelularmente en protozoos y en macrófagos humanos (acción parasitaria). La presencia de amebas en determinados ambientes e instalaciones es un mecanismo de supervivencia de Legionella en condiciones ambientales desfavorables que hacen más difícil su eliminación. Seguiremos con este tema…

Anuncios